jueves, 31 de marzo de 2016

Voluntariado: Mi experiencia. Además: Rescate exprés.

¡Hola chicos! Siento mi ausencia durante toda la Semana Santa pero he estado terriblemente liada. Hoy no voy a tratar nada de moda ni de influencias góticas, hoy os voy a hablar de mi experiencia personal, para que conozcáis mis sentimientos acerca de ello y, ¡quién sabe! ¡Lo mismo os animáis vosotros también!
Hoy os voy a hablar acerca de voluntariado. En mi caso concreto, voluntariado con animales. Me explico: Como ya he hecho algunas veces anteriores, esta Semana Santa, al ir al pueblo de mis abuelos, he aprovechado para poder pasarme a echar una mano a la protectora del pueblo, llevando algún saco de pienso, pan, mantas, y ofreciendo mi mano para pasar tiempo en el refugio, que se hace bastante necesario, pues las personas que dedican su tiempo libre a limpiar y cuidar a los animales que allí residen, muchas veces no dan a basto. Así que por qué no ir dos o tres horas algún día para echar un cable; además, me llevo siempre conmigo una sensación muy bonita y graciosos recuerdos.
Al final
fueron más días de los previstos los que fui a ayudar allí, pero lo hice encantada; los perros de la protectora son las cositas más agradecidas del universo, y merece la pena lo que sea con tal de ver sus caritas felices y poder darles unos cuantos mimos. Muchos son perros que conozco desde hace bastante tiempo; lo que significa, tristemente, que los abandonaron hace mucho tiempo y desde entonces están en el refugio, esperando una segunda oportunidad que no llega. Pero además, llegan muchos nuevos casos que suelen desbordar la capacidad de estas asociaciones, es algo que les pasa a casi todas, ya que el número de abandonos que se producen en España es harto excesivo, y no dan a basto. Bien, ayudar es bastante sencillo; limpiar cheniles, poner agua y comida, colocar sus camas, vigilar a los perros en el patio... Aún así es algo que requiere tiempo y esfuerzo y recalco la labor que hacen estas personas que trabajan allí de manera desinteresada durante todo el año. Merecen todo mi aprecio.
Estos días, yo me he estado quedando en el patio grande con el grueso de los peludos. No era una labor difícil, salvo cuando hay que separar peleas: momento harto incómodo, por cierto. Verme a mí intentando separar peleas entre perros que fácilmente podrían pesar más que yo o te da risa o te da miedo. Pero bueno, la mayor parte de los animales, por no decir prácticamente todos, los que están en la prote son un amor con las personas, que no hacen absolutamente nada. Si alguien piensa que esos perros están mal educados y son peligrosos se equivocan; son todos un auténtico amor. Lo peor que pueden hacerte es comerte a besos. Aunque admito que he vuelto llenita de moratones, pero no fueron hechos con mala intención. Uno de los perros más grandes del refugio es un eterno cachorro, y no controla del todo la fuerza que tiene, no es consciente de que puede hacerte daño. Y además tiene una costumbre muy curiosa: morderte las orejas. Es una muestra de cariño. Pero claro, al subirse encima mía, siendo más grande que yo, aunque sin intención de hacerme mal alguno, más de una vez me hizo daño, y me dejó más de uno y de dos y de tres moratones bastante interesantes xD. No obstante no me arrepiento de nada, y ese perro sigue siendo uno de mis favoritos, si esque acaso puedo tener alguno, pues los quiero a todos infinito, y todos son perros increíbles que harían las delicias de cualquier familia. Cuando pasaba la tarde en la protectora, se me olvidaba cualquier problema que tuviese, cualquier pensamiento negativo que me estuviese rondando. Esos pequeños - y no tan pequeños- hacen que se te olvide todo con sus caritas bonitas y sus muestras de afecto. Hasta el más mínimo gesto por parte de ellos te alegra el alma. Me explico: Hay perros que son muy desconfiados. Perros que han sido maltratados o cosas así, que no confían demasiado en las personas. Hay varios perros con orejas cortadas a tijeras , con cicatrices físicas y otras cosas, para que os hagáis una idea de todo lo que han tenido que pasar. Y conseguir que uno de esos perros desconfiados se atreva a venir a pedirte una caricia, te hace inmensamente feliz. Ver sus progresos te alegra sobremanera.
Recomiendo la experiencia completamente; no tengo siquiera palabras para describir los sentimientos de los que te llena, lo bien que se siente. Sin olvidar que de paso, estás ayudando a los peludos y a las personas que cuidan de ellos, descargándoles aunque solo sea un poquito de trabajo. Sin duda, yo repetiré como voluntaria, otra vez.

Además de todo esto, me surgió un asunto más. Fui a visitar a unos familiares, con minusvalía mental, y me encontré una situación desgarradora. Tenían tres perros en condiciones deplorables. Me fue difícil disimular mi espanto y mi dolor ante el panorama que me encontré cuando los acompañé a su garaje, donde estaban los perros atados, desde hacía dios sabe cuánto, entre sus heces y mucha suciedad, durmiendo sobre mojado, con cadenas de menos de medio metro. Obviamente hablamos con ellos, y conseguimos que nos dejaran llevarnos a los perros. Pero ahí se nos planteaba un problema: ¿Dónde los metíamos? Tres perros no eran fáciles de colocar en ningún sitio, y yo en el piso de mis abuelos, con mi Noa allí, que no tolera a otros perros, no podía tenerlos. Pedí ayuda a esta protectora de la que he estado hablando, y a pesar de estar hasta arriba, con ayuda de un par de buenas personas, consiguieron ayudarnos. Así que cargé trasportines en mi coche y me fui a por los tres perros y me los llevé. Fue muy bonito soltarlos, cortarles las cuerdas que tenían atadas al cuello, durante tanto tiempo y tan prietas que no tenían pelo en esa zona. Fue muy bonito verlos jugar por primera vez entre ellos pues, aunque vivían juntos y se veían, las cadenas no permitían que ellos pudieran acercarse a olerse o a tocarse. Fue reconfortante ver sus caras de felicidad y su emoción ante poder moverse, ante poder correr, jugar. Tenían mierda pa´ tres, estaban llenos de parásitos internos, sin vacunas y sin nada, por lo que hubo una gran labor que hacer con ellos. A pesar de todo, son perros con un carácter excepcional, ultra cariñosos y agradecidos. ¡Es más! Dos de ellos han sido ya adoptados, y han comenzado sus nuevas vidas. La única que queda sin adoptar es la mamá (pues uno de ellos era un cachorro hijo suyo). Es una perrita que lo ha pasado muy mal. Es la que llevaba atada más tiempo y la que tenía la cadena más corta. Además, cuando se quedó embarazada, mataron a todos los cachorros de su camada menos a ese, que se lo quisieron quedar. Es un amor de perra, cariñosa a rabiar, y aún joven, el vete no calcula que tenga mucho más de un año. Es una lástima que aún no haya encontrado un hogar, pero no nos apresuremos! Fue el viernes pasado cuando los saqué de aquel lugar, y ya dos de ellos tienen casa, así que habrá que esperar a ver si alguien se enamora de esta pequeñaja (pues no es una perra grande, la puedo coger yo en brazos y todo xDDD) y le da una nueva oportunidad.


Aquí la tenéis, momentos después de que la soltáramos por primera vez, por eso la veis con la lengua hasta el suelo, estaba desfogándose la pobre xDD aún así venía todo el rato a por mimos, y quería que la tuvieras cogida y la dieses cariño sin parar. Ahora está más bonita, limpita y más sanota, y espero que pronto la empiece a crecer el pelo de nuevo alrededor del cuello.
¡Sonríe pequeña! ¡Pronto te llegará tu oportunidad también a ti, alguien se enamorará de ti, seguro!

Actualización 07/06/2016: Hasta ahora, la pequeña Sayuri (foto) no ha conseguido encontrar un hogar. 

6 comentarios:

Lady Ovejita dijo...

Jo, me ha gustado muchísimo leer esta entrada. Hace algún tiempo yo también fui a una protectora para informarme de cómo podía echar una mano y llevarles unos sacos de comida. No he vuelto porque cambiaron la ubicación y me queda muy lejos, pero tengo que pasarme de nuevo porque de verdad merece la pena. Es como si fueras creyendo que vas ayudar a los perretes y al final resulta que son ellos los que te hacen sentir mejor a ti. Eso sí, el problema es que me tuve que contener para no adoptar uno (o un par incluso) porque son adorables.
Un besote enorme.

Invierno Le Fey dijo...

Es una maravilla leer cosas así de vez en cuando ^^. Alguna vez también he colaborado en cosillas de estas y es lo que dices, que las palabras se quedan escasas para tratar de definir todo lo que se siente...
Además, en mi casa los perros que hemos tenido han sido todos adoptados y a todos los habían maltratado, pero me encanta ver el cambio que se produce en ellos cuando entienden que están a salvo, rodeados de comida, cama y cariño XD.

¡Eres mi nueva heroína por hacer cosas de estas! ¡Un beso preciosa!

Madame Krueger ~ Pequeña Hobbit dijo...

¡Hola, Lady Ovejita! Encantada de verte por aquí:). Me alegro de que te haya gustado la entrada, me parecía necesario hablar de este tema y compartir mi experiencia, por si pudiera animar a alguien a probar la experiencia^^.
Suele pasar, yo aquí dónde vivo los refugios que hay me caen muy lejos, pero allí en el pueblo que está más cerca (y sea dicho, pasan ellos a buscarme y todo si no tengo como ir) pues aprovecho. ¡Es exactamente esa sensación! Vas a echar un cable, pero no sales pensando que has estado ayudando, si no como si fuese una especie de terapia para ti. Es una sensación auténtica y muy gratificante:3.
¡Buf! Eso es imposible que no te pase, son todos tan lindos... Y siempre hay alguno que te roba el corazón por completo y dices ains, lo que daría por llevarte conmigo! Jajajajajajaja.
¡Un abrazo muy grande!

Madame Krueger ~ Pequeña Hobbit dijo...

Me alegro de que os haya gustado, de verdad. Además es muy bonito leer que somos unos cuantos los que nos interesamos por los animales y por ayudar a aquellos que han sufrido. Que tus perros hayan sido todos adoptados es una maravilla; es genial darle una segunda oportunidad y el calor de un hogar y una familia a unos peludos a los que se los negó. Me pongo muy sentimental con eso :$. Es precioso ver como van perdiendo el miedo y como se van mostrando tal como siempre debieron haber sido, perros felices, tranquilos y cariñosos:).

¡No digas esas cosas hombre, que me sonrojo! Jajajajajaajaja. En el fondo es como a dicho Lady Ovejita, hacen más ellos por mí que yo por ellos en realidad, son como medicina para mi alma:).
¡Un abrazo enorme guapa!

Holden dijo...

¡Que bonita tarea la de ayudar a los animales! Me ha encantado que pudieses liberar a esos perretes de la vida de mierda a la que estaban condenados. Yo también llevo de vez en cuando pienso y mantas a una protectora, y es que joder... están todas desbordadas. Con que la gente se concienciase un mínimo, todo el tema de los animales mejoraría una barbaridad.

¡Gracias por preocuparte por los que no tienen nada! ¡Gracias por ayudar a los que más lo necesitan! ¡Gracias por ponerte de parte de los indefensos!

Madame Krueger ~ Pequeña Hobbit dijo...

¡Hola Holden!^^
Buff, yo me alegro muchísimo también de haberlos podido liberar; pasé un par de noches muy malas porque no sabíamos si íbamos a poder recogerlos o peor aún, si aún pudiendo recogerlos, nos los iban a dar, vaya a ser que hubiesen cambiado de opinión, o que por ejemplo al perrete más oscuro, no nos lo querían dar desde un principio. Aunque al final gracias a dios salió bien, y aunque la Mami sigue sin haber encontrado una familia, mejor que donde estaba, está, de lejos :).
Es una triste realidad, las protectoras están muuuuy desbordadas, y encima hay determinadas fechas al año, coincidiendo con las vacaciones o con el fin de las temporadas de caza, que el aluvión de animales al que tienen que hacer frente les supera. Por eso es muy importante que gente com tú llevándoles pienso y mantas ponga su granito de arena; muchas gracias a ti también por colaborar^^.
Cómo ya he dicho, vais a hacer que me sonroje:$. No tenéis que darme las gracias por nada, ha sido un placer para mí poder ayudar a esos peques:3
¡Un saludote!